Certificación

La certificación es la atestación de tercera parte relacionada con productos, procesos, sistemas o personas, como se define en la norma ISO/IEC 17000.

La certificación se asocia más a menudo con la norma ISO 9001 y la norma de sistemas de gestión medioambiental ISO 14001. Sin embargo, existen programas de certificación para una serie de normas de sistemas de gestión, incluyendo el programa ISO/IEC 2700 para la gestión de la seguridad de la información y el programa ISO 22000 para la gestión de la seguridad alimentaria.

La certificación de productos es el proceso de verificación de que un producto, incluidos los servicios y procesos, cumple los requisitos especificados en contratos, reglamentos o especificaciones.

La acreditación es voluntaria; sin embargo, muchos organismos de certificación optan por buscar la acreditación para demostrar la confirmación de su competencia por parte de terceros.

La certificación de productos es el mecanismo por el que un organismo de certificación da fe de que los productos -ya sea un lote o la producción continua de los mismos – han sido inspeccionados y probados por él y que los productos cumplen colectivamente con los requisitos especificados, normalmente contenidos en una norma ISO/IEC 17000.

La atestación del organismo de certificación adopta la forma de un certificado respaldado por una marca de certificación de producto que el fabricante tiene derecho a colocar en el producto después de haber sido autorizado a hacerlo. Así, el organismo de certificación avala de forma visible la calidad del producto.

El proceso de certificación de productos siempre incluirá una evaluación del producto, ya sea una muestra en la fábrica, del lote o del mercado. Puede incluir una auditoría del proceso de fabricación inicial o continua, o puede basarse simplemente en pruebas de vigilancia en el mercado. Puede exigirse el cumplimiento de normas internacionales de sistemas de gestión de la calidad como la ISO 9001 («Quality Management Systems-Requirements») o el análisis de peligros y puntos de control críticos (APPCC), o el organismo de certificación puede definir controles de fabricación específicos para el producto.

Una vez demostrada la conformidad, el fabricante puede estar autorizado a colocar la marca de certificación del producto en el producto correspondiente, en el envase o en ambos, denotando así el cumplimiento de la norma y el respaldo del organismo de certificación.

Los distintos esquemas de certificación de productos se definen en la norma ISO/IEC 17067:

Fuente: Norma ISO/IEC 17067 «Evaluación de la conformidad – Fundamentos de la certificación de productos y directrices para los sistemas de certificación de productos».

La certificación de sistemas de gestión crea confianza en el proveedor, y es el mecanismo por el que un organismo de certificación atestigua que el sistema de gestión de un fabricante, productor, proveedor o prestador de servicios ha sido evaluado por él y que el sistema de gestión cumple con los requisitos especificados, normalmente contenidos en una norma.

La atestación por parte del organismo de certificación adopta la forma de un certificado, a menudo respaldado por material que la empresa certificada puede utilizar en la comercialización. Por tanto, el organismo de certificación también respalda de forma visible el sistema de gestión del proveedor. El organismo de certificación, a su vez, está acreditado, completando así la «cadena de confianza».

La certificación de productos es importante para la relación proveedor-consumidor, ya que su resultado define la calidad del producto. La certificación del sistema de gestión apunta también a la relación empresa a empresa, ya que la norma del producto se define en los contratos u otros acuerdos de compra.

La certificación del sistema de gestión denota la capacidad del proveedor para suministrar continuamente productos o servicios que cumplen con las obligaciones contractuales; no evalúa ni hace ninguna afirmación sobre la calidad del producto en sí. Por lo tanto, el emblema de la certificación del sistema de gestión no debe colocarse en el producto, ya que no denota su conformidad.

En el sector de la alimentación y la horticultura se observa una gran variedad de sistemas de gestión. La norma original fue el APPCC, que se ha convertido en un requisito reglamentario en algunos mercados, como la UE, Canadá, Sudáfrica y Estados Unidos. Los principios del APPCC se han codificado en una recomendación internacional de la Comisión del Codex Alimentarius (CAC) que se ha adoptado como norma nacional con fines reglamentarios en muchos países. Los principios también están incluidos en la norma internacional ISO 22000 Sistemas de gestión de la seguridad alimentaria-Requisitos para cualquier organización de la cadena alimentaria).

Las organizaciones minoristas de Europa y el Reino Unido desarrollaron sus versiones ampliadas de las normas de seguridad alimentaria, como las normas privadas Global Good Agricultural Practice (GLOBAL G.A.P.) y British Retail Council (BRC), respectivamente. Éstas surgieron porque las organizaciones minoristas deseaban tener requisitos más específicos que las directivas de la UE para certificar la integridad de sus proveedores.